La explotación del proletariado y mi comunismo recalcitrante

20 Nov

Más porfiada que mula.

Lo siento Camila, realmente no soy comunista, aunque muchas veces lo parezco, pero si soy recalcitrante. Este lunes pensé que me echaban del trabajo por defensora de los pobres o presentaba mi renuncia debido a mi intolerancia con la explotación del proletariado.

Y es que no entiendo -peor que mula- cuando alguien no entiende la ecuación trabajadores felices=mejora de la rentabilidad=crecimiento sustentable=sigue haciéndote millonario pero con una empresa más feliz. Quién me manda también, pero no puedo evitarlo. Aunque mi esquina esté bien, está en mi naturaleza el empatizar con las causas nobles. Si alguien hace un buen trabajo, un trabajo difícil, merece una gratificación de acuerdo a su responsabilidad y al mercado.

Por ahora no me largaron, ni me largué, pero antes de este altercado me mandaron a guiar. No lo hacía desde el Paine y fue una buena experiencia, que te hace valorar el trabajo de todos los que se ganan la vida haciendo que otros pasen un momento agradable y comprendan por un minuto la intrincada geografía de la idiosincrasia chilena, que no proviene de idiotas sin gracia, aunque algunos podemos llegar a ser unos desgraciados incomparables.

Idiotizados por la tele, solidarios sólo para la Teletón, ciegos ante la injusticia cuando no nos toca a nosotros.  Y allá va y allá viene, como dice la canción.

Pero los días se vuelven rocas que vuelan pendiente abajo. ¡No puedo creer que ya se acaba el año! Estoy tan cansada e hiperventilada que me pesa el corazón, se me llenan los ojos de pelusas y mi voz se pone rasposa porque me dedico a hablar todo el día, con algunas personas interesantes, simples transeúntes, desgraciados, egoístas, locos, vende patrias, chinchineros, mentirosos, estafadores y gente bien, un poco de todo para nada. A ver si se queda algo de lo que grito, a ver si el tiempo me da la razón y dejan de considerar a la gente como pasto, que si lo corto sale otro y da lo mismo. Más cuando sabemos que los que entienden no son tantos y que hay que cuidarlos. Que a fin de cuentas no importa lo que creas, hay que respetar a todos porque incluso el idiota tiene un corazón, que no es ese “puro” embustero que nos venden en las 24 horas de amor.

One Response to “La explotación del proletariado y mi comunismo recalcitrante”

  1. Capitán Jack Sparrow. November 25, 2012 at 8:29 pm #

    Recalcitrante… si, es una buena definición… supongo que fue eso lo que me pasó, me puse recalcitrante, agotador y agresivo al manifestar mi descontento y con ello conquisté algunos logros notables: dos amigos de toda la vida se alejaron definitivamente de mi diciendo “No se que vas a hacer con toda esa ira…”

    Cuando se alejó el primero pensé “Bah… mi lucha es justa y tal vez lo vale”, cuando se alejó el segundo tomé conciencia de que el odio me consumía.

    Yvan Noblet, un famoso navegante, tenía escrito en su cockpit “Back to Basics”, como consejo para cuando las cosas se pusieran difíciles. Un llamado a abandonar la sofisticación, la tecnología y los propios prejuicios adquiridos y volver a la esencia desnuda de la disciplina.

    Mi “Back to basics” fue dedicar cada minuto a la preparación del yate para mi próxima regata y olvidar todo lo demás. Salir del trabajo e ir a lijar, cortar, apernar… como un mantra de un monje budista aislado en las montañas.

    Si logro encontrar la paz, habré logrado mucho.

Leave a Reply

%d bloggers like this: