Ruido interior

26 Dec

frascoLe pedí al viejo pascuero que me trajera un frasco de paz interior y otro de claridad mental y el viejo CTM para variar me regaló un montón de cosas que no necesitaba. Cosas buenas y bonitas, cosas materiales. Pero voy a esperar a Día de Reyes a ver si espabila alguno de los magos y me hace llegar el pedido.

Y es que en medio de estos días de ajetreo y agote, añoro mis momentos de claridad mental, cuando estoy completamente segura de lo que veo, hago o digo, no tengo dudas y puedo tomar decisiones sin preguntarme dos veces ¿será lo mejor?

Aunque detesto las listas y los recuentos de fin de año, sirven para darse cuenta lo ricos que somos. Millonarios en abrazos, caricias, amigos y amor. Que tenemos hasta un gato que nos maúlla de sobra, una familia muy bella, un jardín donde todo florece.

Hay que admitir que estuvo buena la natividad. Visitamos y nos visitaron. Vino Daniel desde Valdivia, mi hermano Ro de Viña, comimos y celebramos con las familias de un lado y de otro. Y siguen llegando los regalos, mientras la inquietud cesa y mi corazón comienza a retumbar más tranquilo y acompasado.

De a poco se disipa el ruido mental, aunque ese ruido me frene las ideas y produzca párrafos insensatos pegoteados a la mala. Voy a seguir persiguiendo fantasmas, tomando las imágenes de un lugar para ligarlas a otro. Zurciendo el paño roto del pasado con sueños, tejiendo un tapiz que no se sabe dónde va a terminar ni si será útil. Poniendo asuntos en orden. Dejando los cajones de un escritorio vacíos para llenar otro nuevo.

4 Responses to “Ruido interior”

  1. Coni December 26, 2012 at 10:17 pm #

    Malas noticias. El pascuero no te traerá ese regalo porque lo tienes que encontrar tú y en tu interior, no se compra en un boliche, tienes que buscar en ti. No culpes a Santa!

    • escriboweas December 27, 2012 at 7:23 am #

      Si sé… Pero sería tan más fácil seguir creyendo en el viejo pascuero. 😉
      gracias amiga!

  2. Jack December 27, 2012 at 7:58 am #

    Yo, en cambio, respaldo la tesis de que es el viejo gringo de rojo el responsable y que sí debería traer algo de paz y armonía, porque hay que reconocer que en buena medida fue él uno de los embajadores de nuestra actual condición. El viejo pascuero, las multitiendas, los “políticos flojos y empresarios predadores” (Chinoy), la publicidad, etc.
    Pero en fin, bastará tal vez con reunirnos entre nosotros, familiares, amigos y no invitar a la fiesta a ninguna institución anquilosada, icono malintencionado o universidad mercantil y ya veremos como todo se aclara, se silencian los lobos, desaparecen las falsas concepciones del éxito y la ansiedad de vano reconocimiento masivo. En resumen, veremos como con la partida del espíritu de la navidad, de la nación y del consumo, vuelve nuestro propio espíritu a habitarnos.

    • escriboweas December 27, 2012 at 8:06 am #

      Si los pronósticos astrológicos son acertados, el mundo sigue despertando, el viejo gordo y rojo y el capitalismo sin regulación tendrán que pasar a segundo plano.

Leave a Reply

%d bloggers like this: