Fábulas de la Reconstrucción. Parte 8. La espera.

6 Sep

foto by SBS.

foto by SBS.

¡Respirar! Qué difícil se hace cuando en realidad lo que quieres es estrangular a un jefe de cuadrilla peruano que no para de hablar, intentando sacarte más dinero de lo que estaba pactado y más encima haciendo las cosas mal; o salir corriendo en cualquier dirección.

Como verán, la construcción –conforme se acerca a su final- se va poniendo más difícil. Los maestros no vendrán esta semana, por lo que el avance paró. Supongo que el mensaje es aceptar y detenerse, y no soy la única a la que le han llegado estos mensajes.

Si ellos no quieren terminar la obra, no importa. Nos demoraremos más, pero lo haremos, sea con ellos o con otros. La cosa es que a estas alturas no queda mucho más que respirar y tratar de calmar la ansiedad mega brutal que me embarga. Aunque no funcionó el truco a la hora de responderle al líder hiperventilado de la cuadrilla de constructores que nos atañe.

Samu y yo estamos obsesionados con la obra y hasta atados a la casa, porque por algún motivo nuevamente estamos sin puerta (y sí otro mensaje más que me enfrenta a los miedos de siempre y mi inseguridad), embarcados en el proyecto más ambicioso de mi historia, con el mejor capitán a la cabeza y una mascota que nos acompaña con sus peludos ronquidos nocturnos en la proeza.

Todo entra en crisis, la incertidumbre, los reclamos injustificados de los maestros, un ojo de Samu accidentado con pasada por la urgencia, y la sensación de que tendremos que hacer magia para poder llegar a puerto. Lo único que tengo claro es que sí que tenemos la magia, sobre todo cuando en medio de todo el caos, seguimos siendo capaces de reírnos y disfrutar de las cosas simples.

No comments yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: