Fábulas de la reconstrucción. Parte 9. Back on track.

19 Sep

constru9

Con escándalo de vecindad barata, terminamos el trato con el jefe de obra peruano, que nos había dejado botados por dos semanas, con excusas varias. La realidad es que estaba trabajando en 2 obras más. Conversamos con él que preferíamos dejarlo hasta ahí y así poder contratar a otras personas que fueran capaces de terminar el trabajo y rezongó un poco pero aceptó. Claro que cuando fue a buscar sus cosas, se volvió loco (probablemente ya lo estaba) y comenzó a cobrarnos un dinero que no le debíamos, a la mitad de la discusión se desdijo (“no les he pedido esa suma”), aunque ya todos lo había escuchado y de ahí siguió el griterío hasta que el peruano decidió llamar a Carabineros, para dejar una constancia de que se iba sin robar nada (plop!).

Estaba brava y le grité consignas bien de corte venezolano del tipo “insulto a la humanidad” y “estafador de poca monta”, mientras él me grababa con su celular. Menos mal que no me salió lo Rosa Espinoza.

Todo sucedió el sábado a las 9 am y quedamos nerviosos por el resto del día. Más encima, unos delincuentes pasaron marcando las casas de la cuadra, lo que nos dejó más alarmados.

Lo bueno es que el domingo ya habíamos dado vuelta la página. Conseguimos mano de obra más confiable y por fin estamos de vuelta avanzando. Con 18 de por medio, aro, aro, aro, ármate el asado, que ni la chicha ni la cueca nos va impedir construir este depa. 😉

No comments yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: